viernes, 27 de septiembre de 2013

Una llave

—Y usted, cielo ¿adónde va? —Yo voy a mi casa, a encerrarme bajo veinte llaves. A ti, que me gustas, te voy a regalar una, la última de mi recámara.

Los hombres acudían a casa de Dolores con toda la desesperación del deseo de la realización imposible. Una vida no alcanzaría para rendir a una tal mujer, fuerte, bella y casta. María de los Dolores.

J. A. Manrique 
fuente: http://minisdelcuento.wordpress.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...