martes, 29 de abril de 2014

Fama y eucalipto

Un fama anda por el bosque y aunque no necesita leña mira codiciosamente los árboles. Los árboles tienen un miedo terrible, porque conocen las costumbres de los famas y temen lo peor. En medio de todos está un eucalipto hermoso y el fama al verlo da un grito de alegría y baila tregua y baila catala en torno al perturbado eucalipto, diciendo así:
- Hojas antisépticas, invierno con salud, gran higiene. Saca un hacha y golpea al eucalipto en el estómago, sin importarle nada.
El eucalipto gime herido de muerte y los otros árboles oyen que dice entre suspiros:
- Pensar que este imbécil no tenía más que comprarse unas pastillas Valda.

Julio Cortazar




Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!



lunes, 28 de abril de 2014

Unas monedas

Unas monedas, pidió el mendigo tras su historia, así que el rey mandó que lo arrojaran desde lo alto del palacio, como ejemplo para sus súbditos de que el dinero requiere esfuerzo. Aun se cantan canciones de aquel día, en que el pueblo se indignó, y se alzó como nunca antes. Se aprendieron lecciones diferentes, aquel día. El rey también aprendió algo, aunque nunca pudo contarlo a nadie, y quienes le conocieron dicen que, antes de ser colgado, mantenía su porte y su arrogancia. Pero todo esto son historias que se cuentan, ya sabéis, a cambio de unas monedas, majestad.

Jordi Cebrián

sábado, 26 de abril de 2014

Diga

Diga nombres, fechas. Tan solo con etc. no se salva un examen.

Fernando Mieres


}}
Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


viernes, 25 de abril de 2014

La mano

El doctor Alejo murió asesinado. Indudablemente murió estrangulado. Nadie había entrado en la casa, indudablemente nadie, y aunque el doctor dormía con el balcón abierto, por higiene, era tan alto su piso que no era de suponer que por allí hubiese entrado el asesino. La policía no encontraba la pista de aquel crimen, y ya iba a abandonar el asunto, cuando la esposa y la criada del muerto acudieron despavoridas a la Jefatura. Saltando de lo alto de un armario había caído sobre la mesa, las había mirado, las había visto, y después había huido por la habitación, una mano solitaria y viva como una araña. Allí la habían dejado encerrada con llave en el cuarto.

 Llena de terror, acudió la policía y el juez. Era su deber. Trabajo les costó cazar la mano, pero la cazaron y todos le agarraron un dedo, porque era vigorosa corno si en ella radicase junta toda la fuerza de un hombre fuerte. ¿Qué hacer con ella? ¿Qué luz iba a arrojar sobre el suceso? ¿Cómo sentenciarla? ¿De quién era aquella mano? Después de una larga pausa, al juez se le ocurrió darle la pluma para que declarase por escrito. La mano entonces escribió: «Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y destrozado con ensañamiento en la sala de disección. He hecho justicia». 

José Gómez de la Serna


Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


martes, 22 de abril de 2014

Debajo de las sábanas

Llueven tus dedos sobre mí, entibiando la neblina que entra por la ventana. Besas mi nuca y me cuentas de lo placentero que es acariciar mi cuerpo, cual instrumento valioso y antiguo, para afinarlo.

Entonces duermo, buscando entre las honduras, planes extraños para desafinarme.

GuiO


Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!



lunes, 21 de abril de 2014

Borges y yo

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pase de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con el infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro.

No sé cuál de los dos escribe esta página.

Jorge Luis Borges

Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!



viernes, 18 de abril de 2014

Armisticio

Con fecha de hoy retiro de tu vida mis tropas de ocupación. Me desentiendo de todos los invasores en cuerpo y alma. Nos veremos las caras en la tierra de nadie. Allí donde un ángel señala desde lejos invitándonos a entrar: Se alquila paraíso, en ruinas.

Juan José Arreola


Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


domingo, 13 de abril de 2014

Vinagre

La primera vez que estuve en presencia de un cadáver fresco fue en la mañana del día más crítico de la insurrección. Estaba rodeado de curiosos y forajidos que lo habían cubierto con los primeros trapos que tuvieron a la mano. Se trataba del cuerpo de una mujer costeña. La infeliz perdió su vida al pie de la catedral a cambio de un plato de arroz con porotos que nunca llegó a probar. Un camión militar le había partido la cabeza en dos. Sus sesos y un inmenso coágulo de sangre se derramaron sobre el asfalto tibio. La ambulancia no tardó en llegar, tampoco la prensa. Cuando se la llevaron un penetrante olor a vegetales encurtidos invadió el lugar. Supe entonces que la Muerte no utiliza salmuera para conservar las almas.

Roberto Almendáriz Rueda


Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!



viernes, 11 de abril de 2014

El poema infinito

Shelley dictaminó que todos los poemas del pasado, del presente y del porvenir, son episodios o fragmentos de un solo poema infinito, erigidos por todos los poetas del orbe.

Jorge Luis Borges

Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!



miércoles, 9 de abril de 2014

Lámpara de Aladino

Aladino cambió su lámpara por una de bajo consumo que le rinde 10 veces más. Ahora la gente le pide 30 deseos.

José Caputo.

 
Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


sábado, 5 de abril de 2014

El drama del desencantado

...el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

Gabriel García Márquez

Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


miércoles, 2 de abril de 2014

De todos los astros

De todos los astros del cielo, ése es el más hermoso, decía el sabio dinosaurio señalando el asteroide, cada vez mayor.

Guillermo de los Santo

Da click en el siguiente link y baja ¡EBOOKS GRATIS!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...