jueves, 13 de junio de 2013

Simpleza

Lo absorbió tanto la calculadora que se transformó en su memoria, su división, su resta, multiplicación y suma. Así fue feliz hasta que se le terminó la pila.

Alfonso Tapia Landero

fuente: http://minisdelcuento.wordpress.com/



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...