viernes, 31 de enero de 2014

La ubicuidad de las manzanas

La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo de la serpiente. Es así como nunca llega a formularse la ley de la gravedad.

Ana María Shua



Finalmente

Finalmente, nos juntamos luego de chatear por varios meses. Lo primero que pensé fue "Me gusta".

Guillermo Alehandro



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...