miércoles, 18 de julio de 2012

El viento

Sofia amaba el viento con verdadera pasion. Cuando nacio su hijo lo bautizo Eolo. El niño crecio fuerte pero nunca alcanzo el dominio de la palabra, solo aprendio a silbar.

Marisol Calvelo Storni



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...