viernes, 8 de junio de 2012

Simbad

Algunos de los marineros que regresaban de sus largos viajes solían visitar a Simbad, el paralítico. Simbad cerraba los ojos y les contaba las aventuras de sus propios viajes interiores. Para hacerlas más verosímiles a veces se las ajudicaba a Odiseo. ‘Apuesto’, pensaba Simbad cuando se quedaba solo, ‘a que tampoco él salió nunca de su casa.’

Imbert


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...