domingo, 4 de septiembre de 2011

Llovia tanto

Llovía tanto esa tarde que no podía concentrarse para escribir ese microcuento.
Así que se puso las aletas, el visor, el tanque de oxigeno y comenzó su pequeño cuento submarino.

Guillermo Osuna.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...