domingo, 17 de julio de 2011

EXTINCION

Agarrar al estúpido lagarto de ojos azules se convirtió en lo más complicado. Algo mucho más difícil que capturar al caballo, al burro, a la oveja o incluso al león. Al tercer día, con el cielo nublado y el diluvio por venir, me dí por vencido. Dios lo quiso así. Cerré la puerta del arca y lo di por extinguido.

Raúl Sánchez Quiles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...