jueves, 14 de julio de 2011

ARACNOFOBIA

Parecía que las terapias habían dado resultado. No grité, ni me quedé paralizada por el miedo sufriendo taquicardias como hubiera sucedido en otro tiempo. Lo tomé con calma, y pensé en ir por el insecticida para acabar con esa araña que caminaba por la pared.



Al final el pánico me volvió a invadir y salí corriendo de la casa. En la puerta me topé con mi esposo, pero no me explico cómo no me vio si casi lo atropello y mis gritos de horror eran incontrolables.

No me detuve a buscar respuestas. Continué corriendo. Sólo los perros notaron mi presencia y empezaron a aullar, mientras mi esposo contemplaba perplejo mi cuerpo tirado sobre la alfombra.

Alejandro Reyes Juárez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...